En una relación comunicativa hay que distinguir entre la comunicación verbal, de la comunicación no verbal, o lo que es lo mismo, entre lo que decimos al hablar y lo que expresamos con el lenguaje corporal.

La primera comprende el lenguaje, las palabras y su significado, mientras que la segunda se refiere a todo lo que tiene que ver con los gestos y el “lenguaje del cuerpo”, es decir, con la expresión de la cara, la postura, el tono de voz y todas las señales que contribuyen para fortalecer o demostrar lo que decimos.

Hay una máxima que asegura que si las palabras y el cuerpo están en desacuerdo, uno tiende a creer al cuerpo”. Todos los gestos, incluso los que se realizan de forma inconsciente tienen un significado incluso cuando los hacemos de forma inconsciente.

Por eso, es tan importante controlar nuestra mirada, los movimientos del cuerpo y saber entonar y dar ritmo con la voz a lo que decimos. Todo, incluso la forma en que nos vestimos , ofrece a los demás una impresión sobre nosotros. Para causar sensación en el escenario es necesario que los mensajes verbales y el lenguaje corporal estén en armonía y eso se cumple con los siguientes principios:

  • Ser sincero
  • Acompañar de forma sincrónica gestos y palabras
  • No falsear gestos que no se sienten
  • No repetir constantemente el mismo gesto
  • Ser natural y sencillo, evitando la pedantería.
  • Tu forma de vestir, tu peinado y tu conducta deben ser coherentes con tu mensaje.

La mejor manera de aprender a ser naturales es vernos y practicar. Podemos grabarnos en vídeo para evaluarnos, mirarnos en el espejo y ensayar o pedirle a alguien su opinión después de que nos vean hacer una prueba de nuestro discurso.

Aspectos a tener en cuenta para armonizar el discurso:

Hoy en día, con los móviles, el IPAD, las cámaras de fotos y los vídeos, todo queda grabado y registrado para ser compartido en las redes sociales y en Internet así que si queremos causar una buena impresión nuestro esfuerzo tiene que ser doble. Ya no está bien visto el ponente unidireccional y parapetado en su atril, hoy hay que dar color al discurso con los siguientes trucos:

1. Utiliza la voz con todos sus matices

Juega con los cambios de volumen, remarca las palabras que quieres destacar. Vocaliza e interpreta lo que dices pero sin exagerar. Cambia el ritmo. No vayas muy lento ya que eso produce monotonía pero tampoco hables excesivamente rápido ya que eso transmite nerviosismo. Utiliza pausas. A veces hacer un pequeño silencio ayuda a destacar algo en lo que hay que pararse. Sobre todo cuando quieres hacer un enfásis dramático sobre algún aspecto.

Para demostrarte que todo lo que te he dicho en cuanto a la voz es tan decisivo te recomiendo que veas Cómo hablar para que la gente quiera escucharte de la TED-Talk del experto en voz Julian Treasure. En este vídeo encontrarás las claves más importantes para hablar haciendo un buen manejo del volumen, el ritmo y la entonación. Además podrás conocer cómo entrenar tu voz antes de un discurso.

2.Deja atrás las muletillas ya que resultan incómodas para la audiencia

Si te grabas podrás ver qué palabras sueles repetir y de esta forma puedes evitarlo. También evita muletillas gestuales como tocarte repetidamente el pelo, frotarte la barbilla, ajustarte las gafas etc

3.Establece contacto visual con tu mirada

El contacto visual en una exposición es la mejor forma de conexión con tu audiencia, siempre que lo hagas de forma afable. Reparte tu mirada por todos los rincones de la sala deteniéndote en todos los asistentes durante unos segundos; de esta forma sabrás si tu charla provoca aburrimiento o cansancio, lo que te ayudará a rectificar aumentando el ritmo si es necesario.

Puede suceder que con los nervios nos fijemos en un solo individuo de la sala y de esta forma excluyamos al resto. Si esto te suele pasar trata de evitarlo porque cuando se mira fijamente a alguien se le puede hacer sentir muy incómodo.

4.Sonríe y dota de humor tus diálogos

Sonreír transmite confianza, calma y ayuda al público a confiar en ti así que no hay nada mejor que mostrarse positivo y con entusiasmo. Además está demostrado que si pones un toque de humor a tu exposición es más fácil que te metas a tu audiencia en el bolsillo.

 

 

 

 

 

Share This
Aprende a comunicarte de forma eficaz

Aprende a comunicarte de forma eficaz

Recibe artículos con consejos sobre comunicación en tu email.

Genial, ya está.